Posteado por: ideser | octubre 12, 2008

El apapacharse no es autoestima alta

familia-de-pajaros.JPG

Últimamente parece que se ha puesto de moda el concepto de autoestima  en todos los medios de comunicación social, sin embargo este concepto viene desde los años 1946, donde se empiezan a dar diferentes definiciones.

  Podría mencionar una definición que abarque todos los elementos que la conforman y que la mayoría de los autores están de acuerdo: La autoestima se estructura en los primeros 6 años de vida de todos los seres humanos, dicho de otra forma: es la valoración que vamos haciendo a través de nuestras figuras de autoridad (como son los padres, abuelos, tíos) y demás familiares que estuvieron viviendo alrededor de nuestra infancia. En la medida que estas personas me estiman, quieren, valoran aceptan de niño es como se va ir estructurando esta primera formación de la autoestima.

   Igualmente importa mucho que se le dice y como se le dice todo aquello que tiene que ver con sus habilidades y capacidades, así pues, el niño puede ir concluyendo de que es capaz o de que se le considera incapaz, y con el correr del tiempo puede irse considerando que es merecedor o no de tomarse en el cuenta, de el cariño o el amor de los demás, y así va formando su autoestima.

  Hay mensajes que se van dando en la familia, como cuando los padres hacen a un lado a un hijo, porque tienen algún otro hijo que les demanda mucha atención, ya sea por alguna discapacidad o porque por mucho tiempo tuvo alguna enfermedad muy larga que requirió de la atención ese hijo. Aquí el hijo desplazado, se siente que es “invisible”, “que no importa”, inclusive que “llega a estorbar”. Hay muchos otros mensajes mas directos, que vuelven inútiles a las crías, sobreprotegiéndolos, le hacen todo, al grado que realmente no pueden y no sienten la motivación para realizar ninguna actividad, socializan poco. Llegando el momento en la adolescencia los vemos mucho tiempo tirados en la cama, que no socializan, y si juegan lo hacen en forma solitaria.

  Por otro lado está,  no solo la sobreprotección, sino que el apapacharle, es decir, que le facilitan todo a los hijos, y además le dan todo lo que quiere, en otras palabras el mensaje que se tiene grabado en los hijos es que “no tienen que hacer ningún esfuerzo para conseguir las cosas de la vida”.

“El mundo es tuyo pero tiene que ganártelo”, es una frase que es muy realista, que me gusta mucho y que además es el titulo de un libro de Kim Woo Choong, el creador de Daewoo.

  “Nada se consigue sin esfuerzo, solo hay dos cosas que crecen sin ningún esfuerzo, y estas son… pelo largo, uñas largas y mugre en ellas”, este es un dicho también muy cierto y realista que frecuentemente se los menciono a los adolescentes que tienen muy poca motivación e interés por hacer algo en su vida; ya sea estudiar o trabajar. Pero claro el origen del problema esta en esos mensajes que “han calado hondo” en su mentalidad y que habrá que trabajar muy duro para cambiarlos.

  Muchos de estos mensajes están claramente descritos en mi libro “Autoestima Infantil y Juvenil para padres”, si quieres mayor información, pero lo que si tienes que entender que tienes que tener ganas de cambiar todo lo malo que hayas recibido de tu hogar materno, antes de que te den ganas de casarte porque ahí seguro que vas a tener serios problemas. Si es que te dan ganas para casarte, porque muchos de ellos también llegan a considerarse que no son aptos, no tienen las habilidades, ni los atributos físicos o sexuales (se consideran feos/as) y se hacen a un lado por si mismos para convivir y llegar a tener alguna pareja. He tenido en el consultorio, personas que han llegado a terminar estudios universitarios, hasta maestrías, pero sin llegar a tener ni una novia, con una edad de 34 a 38 años de edad. ¿Te ha pasado algo de esto? ¿Ni siquiera llegaste a terminar alguna carrera o entraste a dos o tres y ninguna te pareció adecuada? ¡Cuidado! Tal vez te haz estado apapachando de más.

  El que te den todo lo que se te antoje , el que no te cause ningún esfuerzo para conseguir lo que quieres, seguro que te ha hecho una persona muy voluble, caprichos, cambiante o todo lo contrario apático que quiere decir, sin interés, y esto no te va a ayudar ni en el trabajo ni en la relación de pareja. Esto forma parte del síndrome del niño apapachado. No sabe lo que quiere y termina con un “destino” banal, es decir, “ni fu ni fa”, ni gana ni pierde, solo va viendo la vida como se le va presentando. No hay ganas, no hay pasión por alguna actividad en particular. Puede llegar a sentirse que esta vació, que la vida no tiene sentido o que no hay mucho que ver ya en la vida, ¡Cuidado! Puedes llegar a tocar los límites de la depresión, precisamente, porque el desinterés y el no disfrutar de las cosas más simples de la vida, empieza por ir corroyendo la motivación, la espiritualidad y el alma, para terminar en la nada.

   En consulta nos encontramos con muchos casos donde se apapapachan comiendo demasiado, hasta llegar a ser verdaderamente una persona no solo con sobrepeso, sino obesas (mas de 30 kilos de su peso promedio), esto vuelve a
reforzar los mensajes de auto rechazo y la gran necesidad de que se le tome en cuenta. Hay también  mucha ansiedad, que tratan de acallarla con alimento, como tal vez o seguramente, así trataron de acallársela sus padres, para que no molestara, el mensaje es: “no estorbes” o “tú no cuentas”. Total los mensajes más negativos hacen que las personas se refugien en las fiestas, el alcohol, la comida o la holgazanería, en el vagabundeo y de ahí cualquier cosa puede pasar.

    En el mejor de los casos, como dijimos, pueden estudiar una carrera y hasta maestrías (dos o tres), pero muchas de las veces para tratar de no enfrentar el mundo real, tratando de quedarse en un medio hasta cierto punto seguro. El problema es cuando tiene que enfrentarse al trabajo a la socialización o por lo menos al escoger alguna pareja para hacer un proyecto común de vida. ¿En donde andas tú? ¿Te sigues apapachando? ¿Ya te das cuenta que el “apapacharse” es exactamente lo contrario de la autoestima alta o el amarse auténticamente?

Víctor Ramírez Mota

                                                                           Psicoterapeuta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: